RSS

Oh, la Luz

23 Feb
"Oh, sí. Sobre la Luz."

Noté cómo una sonrisa ligeramente pícara se dibujaba en su rostro al responder a mi petición, una simple excusa para oír su voz cortar el silencio.

"Si me preguntas por ella, lo más seguro es que acabe diciéndote todo cuanto ya sabes. Quizás sientas alguna clase de admiración o desacierto por la forma en que la describa para ti, hasta puede que llegues a algunas conclusiones que antes no habías siquiera imaginado, en parte porque no te has puesto a pensar en ello más que por falta de imaginación. Sin embargo, ya te digo, no diré nada que no sepas ya. Pero mantengamos esta conversación, hace mucho tiempo que no hablaba con alguien como tú."

Me saludó formalmente, inclinando la cabeza, como si recién me presentara ante su presencia. Una dramatización graciosa, como las que siempre hace cuando desea robarme una risa.

"De todas formas, la Luz es más de lo que podemos ver. Qué irónico, en realidad, es la que nos permite ver. Por lo que simplemente no la vemos, nos deja hacerlo. Ella es la que trae literalmente el color a nuestras vidas, el color material y brillante de cuanta materia haya. Todo bajo ella tiene su exclusividad. No hay dos que sean iguales, no hay dos que se reflejen de la misma forma. Colores característicos y especiales. Dependen ellos existencialmente de ella."

Clavó la mirada en algún punto de la pared, atento, estudiando sus pensamientos mientras me escuchaba agregar algo más a la pregunta ya formulada.

"Esa es una apreciación interesante. Es cierto, la visión es uno de los tan preciados y obtusos cinco sentidos. Por ello es que las personas tienden a describir las emociones también como colores. Con más frecuencia a los sentimientos que tienen unas por otras, los estados de ánimo luego. Mezclan las percepciones exteriores con las interiores, tratando de describir aquello tan único, como es la sensibilidad, con figuras, a falta de más palabras. Estos colores, en realidad, ya no son más colores reales, sino interpretaciones personales. La luz no sería más que una fuente lejana en este campo."

Se vuelve, por primera vez desde que me senté en el otro extremo de la mesa, para mirarme a los ojos. En muy pocas ocasiones tuve la oportunidad de sentir su atención tan directamente. Debía ser que mis palabras ya no eran tan simples y superfluas como él creía.

"Te gustan las metáforas, pequeña. Sí, no hace falta que mires de esa manera tan grave. Lo sé, no eres pequeña."

Una pausa pensativa. Acomodó el cabello con una de sus manos enguantadas. Que me dijera niña ya no me hacía sentir molesta, aún así, no podía evitar remarcarle que no lo era. Resulta chistoso, si me comparo con él, no soy más que una cría.

"La Luz también puede crear sensaciones, más allá de las obviamente visuales. El calor, la calidez en la piel, en las ropas. Ella también logra llegar, a los que no están mirando, por medio del tacto, otro de estos sentidos. Como dices, en esta forma, puede que la Luz otorgue colores que no son vistos. Serían colores indirectos. Como suele describirse a los colores, cálidos y fríos."

Nuevamente, otra pausa pensativa. Esta vez, una sombra pareció cubrirle las facciones. El sonido del segundo de su reloj resonó pesadamente.

"No creo que sea la misma Luz de la que estábamos hablando cuando te refieres a aquella otra Luz. Asociar la Luz a conceptos ya es salir del contexto inicial, donde sólo estábamos hablando de la ya compleja Luz. La Verdad, la Libertad, la Paz, todos aquellos valores fuertes y primarios sí son asociados con la luz, con el blanco. Lo puro y religioso también. Pero ya es otra Luz, más cercana a las Ideas que a las sensaciones."

Bajó los hombros y suspiró apenado. Poniendo un fin apresurado a lo que estaba diciendo.

"Por esta noche ha sido suficiente, pronto saldrá el sol y no quiero que Ella me encuentre."

No me dejó mucho tiempo para agregar palabra, se puso de pie y se deslizó hacía las cortinas oscuras que había en el otro extremo de la habitación. Desapareció finalmente de mi vista, sin siquiera voltear a saludarme. Dejó una oscuridad mucha más marcada, más densa y tangible.
Ya no quedaba Luz para mí en ese sitio.

—–
Una pequeña narración. Son personajes ya utilizados antes, pero no los nombré, así que no se preocupen demasiado por eso, no es algo que influencie en la historia.
Espero le encuentren sentido, no digo el mismo que le puse yo, pero alguno. También me gustaría saber qué es lo que les hizo pensar el leerla.
Críticas son siempre MUY bien vistas.
EDIT: algunas comas y errores de tipeo arreglados.

Anuncios
 
3 comentarios

Publicado por en 2010/02/23 en Escritos

 

3 Respuestas a “Oh, la Luz

  1. Gus

    2010/02/23 at 6:36 PM

    como siempre, disfruto de leer lo que tu mente concibesegui escribiendo, tenes talento

     
  2. tenkai

    2010/02/23 at 11:56 PM

    si es cierto epro muy filosofico para mi,,jeje,, pero me encantajeje

     
  3. Javier

    2010/02/25 at 11:45 AM

    sí el texto esta bueno , pero, y continuando con la lógica del mismo. "tus ojos solo ven un 30% de lo que existe, el resto lo inventamos hasta en sueños"

     

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: