RSS

[feb12] día diecinueve

19 Feb

El tiempo pasaba volando. Flotaba y desaparecía furtivamente. El aire se hacía denso y luego ligero con su simple presencia o ausencia. Sus alas eran transparentes como la de una libélula, pero ágiles y versátiles como la de los colibríes. Los tiempos eran inalcanzables, indomables. Poseerlos era un privilegio sin precedentes, una exquisitez. Ella era coleccionista, y traía un red consigo.

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en 2012/02/19 en Escritos, Febrero

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: