RSS

[feb12] día veintiocho

28 Feb

Primero fue el aliento el que se trabó entre sus labios, luego sus latidos dejaron de resonarle en el pecho. Algo frío le cayó por la espalda y la visión se cubrió de un velo oscuro y borroso.

Nada peor que aquella pesadilla. El recuerdo fugaz y patente lo estremeció como flecha. Ver cada construcción precaria y moderna, cada árbol y cada flor, cada prenda y todas las personas conocidas y sin conocer, ardiendo sin motivo en un incendio que no tenía final ni comienzo. Gritos, gemidos, chillidos, enturbiaban el aire de vibraciones dolorosas, puro sufrimiento y desolación infinita. La única explicación era estar en presencia del mismísimo infierno.

Sólo había una cosa peor que aquél sueño tétrico… era despertarse sabiendo que no estaba dormido.

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en 2012/02/28 en Escritos, Febrero

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: