RSS

devolución

26 Oct

Queda una extraña sensación de vacío cuando uno espera un respuesta de alguien y sabe que nunca llegará, nunca. Si bien muchas veces uno recibe más de lo que esperaba en un principio a la larga funcionan los intereses, incluso de personas que estaban fuera del plan (lejos totalmente o en el borde del trazado), no deja de sentirse cuando los únicos que uno consideraba fieles, ya demostraron no serlo. Maldita idealista.

Es tan gracioso que las cosas más pequeñas sean las que más nos afecten… y que siempre lleguen del lado en que uno no estaba parado de frente. Un pequeño comentario en la nuca me ha hecho sonreír más de lo que muchas palabras cara-a-cara. Curioso como es que las intenciones jamás parezcan chocarse directamente. Uno viviendo en esfuerzos titánicos para que te agradezcan por sólo abrir la puerta.

PD: no existiré casi socialmente por las próximas dos o tres semanas (quizás más, quizás menos)… luego daré señales de vida.

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en 2012/10/26 en 'bout me!, pensamientos

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: