RSS

finales

11 Dic

Ya he rendido varios finales de la carrera que estoy haciendo actualmente (Licenciatura en Ciencia Política), algún aprendizaje además del académico, se me ha prendido, eso puede asegurarse sin problemas. En la experiencia que me ha tocado, y dados mis principios de juego seguro (eso de no apostar, de sentir la seguridad, de controlar la situación), me han llevado a armar de un método cuasi estratégico. ¿En qué consiste? El motto que lo resume sería: hay que saberlo TODO.

A los pasos cual receta. Primero, es indispensable aprobar la cursada por medio del cumplimiento de lo que solicite cada docente durante el cuatrimestre en curso. Generalmente esto implica la lectura del material recomendado y obligatorio, la realización de algunos parciales (trabajos prácticos, ensayos, etc.) y, hacia el final, algún debate o puesta en común. Segundo, decidir cuándo siento el coraje suficiente para rendir el final y, acorde a ello, anotarme en la mesa más accesible según agenda. Destaco que entre el primer y el segundo punto pueden pasar algunos meses (y, dado hechos recientes, incluso años). Tercero y último, estudiar para el final propiamente dicho. Acá es dónde la cosa realmente se pone complicada porque, estudiar para un final, dicho todo lo anterior, requiere un esfuerzo supremo. ¿Por qué? Porque me predispongo y propongo re-leer el material completo, resumirlo, asimilarlo para, justo antes del día D, preparar el tema que daré y de ahí salir toda nervio y temblorosa a enfrentarme a los profesores.

Mesa cuando estudio

Mesa cuando estudio

Lo bueno es que aún no ha fallado. ¿Sus puntos fuertes? Conocimiento amplio de los temas a lo largo del material, manejo del mismo (autores, títulos) y conceptos generales abarcadores y transversales. Un refresco completo de la cátedra, no puede haber lugar para decir “eso no lo vi, eso no lo estudié”. Sin embargo, no todo es tan color de rosas, lo cierto es que muchas veces este tipo de estudio no es el más indicado. De nuevo, ¿por qué? Porque al enfrentarte a la fría mesa, uno descubre que le terminan preguntando boludeces respecto del tema que uno eligió y que bien podría haber estudiado durante un día a medio pelo, un sólo texto y aprobar lo mismo que habiéndose roto todo para no dejar cosas afuera. Otro punto en contra, más personal, yendo al caso, es que al tratar de tener toda la información disponible es inevitable que mi oratoria se quiebre y el cuello de botella me impida expresarme con la soltura y libertad que se espera.

Sin duda, aún me queda trabajo para pulir, pero sospecho que voy por el buen camino. Adoro estudiar y más adoro descubrir que no estoy sola en el camino.

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en 2013/12/11 en Diciembre

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: