RSS

Vida Social

12 Dic

No soy afecta a las reuniones de gente más de tres son multitud. Menos a las que se hacen casi cotidianas, más de dos veces por semana, como una suerte de religión. Menos aún, a las reuniones monotemáticas o esas que no sabés en qué van a terminar. Las personas con las que me junto, más o menos en términos estables, ya deben tener esta noción sino clara, bastante intuida: son pocas, definidas, casi personales. Quizás sea por esta cuestión de que siempre tengo muchas cosas que quiero hacer sola y, andar poniendo tiempos en manos que no administran, me hace doler y sentir desubicada, es como estar perdiendo oportunidades.

De igual forma, si tengo que comparar el nivel de actividad social que tengo en la actualidad (último año, para ponerle límites), y la que tenía hace más de cinco años, es ya un rotundo y estridente el cambio. ¿En qué se basaban mis reuniones allá entonces? Cumpleaños de mis dos o tres amigos más cercanos, una o dos juntadas a ver películas hasta que la mañana nos agarrara durmiendo, alguna reunión para hacer trabajos de la tecnicatura, alguna caminata transnochera… fin de la historia. ¿Qué hacía con el resto del tiempo? Supongo que es uno de los misterios de mi adolescencia, porque si bien sé que he visto anime-películas y leído bastantes libros-mangas además de las cursadas, creo que me faltan minutos en la cuenta. Sí puedo decir que, por ese entonces, tampoco trabajaba y por ello mi administración de los horarios aún era ineficiente y hasta caótica. Luego vinieron los ajustes, del 2007 al día de hoy. ¿En qué se basan mis reuniones ahora? He ampliado el circulo de amistades, con ello ahora tengo reuniones más frecuentes aunque con distintas personas. Será salir a comer o juntarnos a ver alguna pelí con comida casera. Algunas veces incluso es sólo salir a caminar y tomar algo. Pero lo que suma, definitivamente, es cumplir con los otros círculos sociales inherentes a estar moviéndote en instituciones tal como trabajo (y todos los compañeros que eso implica), sindicato (y su organización explosiva), universidad (con sus congresos, charlas, seminarios), claustros, asociaciones…

La verdad que, a mis quince, jamás me hubiera imaginado esto: que incluso manteniéndome bastante al margen de los acontecimientos y siendo una persona de poca junta, mi agenda tuviera que tener tantos espacios reservados.

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en 2013/12/12 en 'bout me!, Diciembre

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: