RSS

Un año sin maní con chocolate

31 Dic

Último día del año. Día también en que termina esa apuesta, hecha en vísperas del año nuevo pasado, de no comer maní con chocolate por 365 días. Lo logré. Así que seguro morirán unos paquetes en un rato. Ya sé que no sabían.

ñamee

ñamee

Más allá de eso… ¿qué pasó este año? Dejé de usar tanto internet, lo cual está bastante más que claro mirando mis casi-no-publicaciones, este silencio incómodo del blog. Si bien me mantuve ojeando un poco lo que sucede en ese mundo, escribir o leer, como hacía antes, ya no. No fue deliberado, las circunstancias me llevaron a hacerlo. No lo extraño particularmente, tampoco me ha cambiado la vida de alguna forma radical al desconectarme. También incluye otras actividades relacionadas al uso de una computadora, puro ocio claro, como escuchar mucha música, leer mangas, ver anime o simplemente divagar.

No internet

Siento que el cambio, de todas formas, se venía gestando hace tiempo. El año pasado fue distinto a su manera; esto de ahora es una extensión de aquello. No me gusta andar predicando, pero hay ciertas cosas que ciertamente me han llevado a pensar lo que pienso y sentir lo que siento. ¿Qué pudo ser? El deporte, la actividad física. Y no sólo el deporte por el deporte; esa forma de sentir lo que uno hace fuera del coco tiene efectos dentro. Tanto llenarme la cabeza, tanto estudiar, masticar y masticar material para que entrara… cuando en realidad lo que me hacía falta más era vaciarlo un poco.

Too much information

Too much information

Hice algún deporte antes, boxeo, gimnasio, gimnasia… Cuando iba a Yoga había algo silencioso en el salón (y no sólo porque estaba oscuro). Encontraba paz al olvidarme de todo lo externo, ese ruido, al ir hacia uno mismo, al controlarse mediante las posturas asanas. Si bien no seguí la práctica este año, comencé con otro sistema para mantener el movimiento (una vez que se empieza, no se puede parar), el camino de las artes marciales. En ellas el silencio no fue lo más característico, pero se le agregó una visión distinta. Como si hubiera complementado algo interior con algo exterior, el conocerme yo con conocer al otro. Con Kenpo y Judo, además de aprender a “hacer”, además de “cambiar el cuerpo”, puedo hacer algo que me gusta hacer, que disfruto. Hay aspiraciones de superación (por eso es un camino), como en todas las prácticas de grupo. Con ésto, el éxito académico se siente lejano, arrugado y viejo, cuando uno se levanta de una flexión y dice: me levanté con mis propias manos.

Lo que lleva a exponer la situación universitaria. Se siente una presión muy fuerte cuando se está estudiando. Sé y siempre repetí que “estudiaba por gusto”, pero cuando estás en las aulas (virtuales o no), cuando estás frente al material, frente a un cuestionario o frente a una mesa de profesores, el gusto se aleja tanto que parece estar en el opuesto perfecto. Lo sufro. Me gusta leer, me gusta pensar, me gusta darle vueltas a las cosas, y aún así le perdí el gusto a carrerear. Porque sí, es una carrera universitaria.

Relax

Relax

En todo el proceso también está el gran aporte de algunas personas. Nunca fueron muchas, algunas fueron importantes, si bien ya no están presentes. Las vidas cambian cuando se chocan con otras vidas, pero se transforman cuando se mantiene el mismo curso. Mucho de lo que soy hoy es culpa producto de la vida de alguien más. Si estudio, es porque mis padres me inculcaron el valor por el conocimiento. Si hago deporte, es porque Gaspar (mi Bonito), me hizo ver que no es necesariamente aburrido o sufrido. Si he buscado superación en la actividad (rendir cinturones o correr una pseudo-maratón), es porque Sole me alienta, y ambas nos retamos a lograrlo. Si me divierto con alguien más, es por Bachi, Javi y de nuevo Sole, quienes me acompañan desde la incondicionalidad, me enseñan continuamente lo que es una amistad de verdad. Si soy más comprensiva, más amable, más buena, es por todo el cariño que siempre me dan ellos, como mi familia (todos sabemos que soy una amarga si no).

Hay mucho que podría decir, y poco al mismo tiempo, de lo que me aconteció este año. Quizás lo más remarcable pueden entreverlo acá. Lo demás lo dejo para otras entradas. Por ahora, les deseo un muy feliz año nuevo. Traten de seguir el camino que se propongan.

Anuncios
 
4 comentarios

Publicado por en 2015/12/31 en 'bout me!, Diciembre

 

4 Respuestas a “Un año sin maní con chocolate

  1. gastu

    2016/01/02 at 12:58 AM

    Happy New Year sister, I am apparently the only thing in your way is not crossed , it hurts to know that those times we spent in childhood are not important for you , very cute your summary of the year , and if I always read your blog – beyond I in your life is not much , you ‘ll still be my confidant and the only person you ‘ll be able to love like a brother –

     
    • YouKai Shinigami

      2016/01/03 at 10:35 PM

      Vos estás siempre, dije que mucho de lo que hoy soy es por aquellos con los que compartí mi vida. Si bien este año no pasamos mucho tiempo juntos, siempre estás ahí :). Y siempre estarás.
      ¿Por qué escribiste todo en inglés?
      Te quiero un montón, no dudes de eso. Hagamos que este año tenga más memorias de ambos juntos 🙂 ♥

       
  2. Luis

    2016/01/19 at 11:51 PM

    Feliz año che, se que no leeras esto pero espero que la pases bien y se cumplan objetivos saludos.

     

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: