RSS

respuestas rápidas

12 Dic

Haciendo los ejercicios que me pasan en las clases de un pequeño curso que estoy haciendo, me he dado cuenta de algo que quizás se intuye: muchas personas dicen entender cómo comportarse cuando las emociones se hacen fuertes, pero en la práctica, no digo en un evento destacado y fuera de lo común, sino en el día a día, parece que se olvidan completamente del método. En todos los ámbitos, con todas las personas, me incluyo en gran parte.

¿En qué afecta esto? Simple, si uno no puede recordar que está reaccionando y no accionando, se traban las puertas para un comportamiento racional, civilizado, amigable, tranquilo. Sí, se comportan como simples impulsivos llevados por memorias lejanas y reflejos condicionados por instintos anticuados. ¿Cómo? Si te digo algo que no te gusta, bien podrías tomarlo con calma y responder diplomáticamente, luego de tiempo y silencio; pero no, la mayoría bien podría calentarse y empezar a discutir como si la viera les pendiera de ello o como si de repente fueras Hitler tratando de arruinarles la vida. Geebus.

Eso, traten de pensar y no sólo dejarse llevar por la emoción. Un poco, no mucho. Se ahorrarán problemas y malos tragos.

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en 2016/12/12 en Diciembre, pensamientos

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: